Alcaparra: cultivo, propiedades y beneficios de la alcaparra


ALCAPARRA
(Capparis spinosa L.)


Nota 1

La planta Capparis spinosa de los cuales utilizamos los deliciosos botones florales para dar sabor a nuestros platos y a los que comúnmente llamamos alcaparras.CLASIFICACIÓN BOTÁNICA

Reino

:

Plantae

Clado

: Angiospermas

Clado

: Eudicotiledóneas

Clado

: Roside

Pedido

:

Brassicales

Familia

:

Brassicaceae

Amable

:

Capparis

Especies

:

Capparis spinosa

CARACTERÍSTICAS GENERALES

Dentro del genero Capparis encontramos más de 350 especies, incluidas especies de qualia Capparis spinosa, comúnmente conocida como alcaparra (y en particular alcaparra espinosa), típica de zonas de clima mediterráneo.

Su espacio natural son las zonas del Mar Mediterráneo. En particular lo encontramos en África (Marruecos, Argelia, Egipto y Túnez); en Europa y más precisamente en España (Almería, Granada y Baleares), en Francia (Provenza), en Italia (en particular en Sicilia, en las islas de Salina y Pantelleria), en Grecia y Dalmacia; en Asia Menor encontramos en Chipre y en las zonas costeras del Mar Negro y en Irán.

Se trata de una planta perenne suffruticosa, es decir con una parte basal leñosa sobre la que se forman cada año nuevos brotes que no lignifican sino que permanecen herbáceos que, al final de la buena temporada, se secan para volver a crecer al año siguiente. paredes de piedra oa lo largo de las grietas de la roca. Es típico, en la isla de Pantelleria y Salina encontrar más alcaparras escondidas y frentes rocosos inaccesibles. Esto se debe a que el geghi (Tarentola mauritanica) y los lagartos (Podacris sicula) son ávidos de los exudados azucarados del fruto y por tanto al ingerirlos también ingieren las semillas que pasan ilesas por su sistema digestivo y son expulsadas con la defecación. y es así como las plantas se esparcen y se encuentran en los lugares más impensables.


Nota 1

El tallo puede aparecer postrado o ascendente o semi-trepador pero en cualquier caso no supera los 50 cm de altura.

Sale de son alternas, redondeadas, cordiformes (en forma de corazón), provistas de un pecíolo en la base del que se forman dos estípulas transformadas en espinas, aunque haya variedades que no las tengan o las acaben de esbozar.

Las flores de la alcaparra son hermafroditas, solitarios, de color blanquecino-dorado formados por cuatro pétalos ovalados con numerosos estambres de color rosa intenso en el centro, especialmente en la parte apical, mientras que el pistilo es llevado por un pedúnculo muy largo. Son muy grandes y vistosas y alcanzan los 5-6 cm de diámetro. La planta florece a partir del mes de mayo y durante todo el verano y hasta principios de otoño si hay buena humedad ambiental.

La fruta es una baya que contiene numerosas semillas en su interior.

Hay otra especie, la Capparis ovatacuyo nombre común es alcaparra peluda, más frecuente en las regiones del sur de Italia pero en cualquier caso menos común que la anterior y de la que se diferencia por el hecho de que las hojas más jóvenes son muy peludas.

En cualquier caso, de acuerdo con el Reglamento (CE) no. 510/2006 del Consejo relativo a la protección de las indicaciones geográficas y denominaciones de origen de productos agrícolas y alimenticios, huertos de alcaparras destinados a la producción de alcaparra de Pantelleriadeben consistir en plantas de la especie botánica Capperis spinosavariedad inermis cultivar Nocellara.


Capparis spinosa

La parte comestible que conocemos y que todos apreciamos y que comúnmente llamamos alcaparras, son los botones florales aún cerrados, que se conservan en sal o en vinagre y son un excelente complemento para numerosos platos.

TÉCNICA CULTURAL

La alcaparra es una planta rústica que crece en zonas expuestas al sur, soleadas, pero resguardadas de los vientos fríos. No tiene necesidades particulares en cuanto a suelo de hecho crece muy bien entre las rocas y piedras. Es muy resistente al viento y a la sequedad gracias a su sistema de raíces que penetra muy profundamente en el suelo.

Es una planta que se cultiva en secano, es decir sin el aporte de agua de riego.

PLANTAR UN CAPPERETO

La alcaparra es una planta que crece bien en todas partes, pero prefiere suelos sueltos y drenados aunque, por ejemplo, en la típica tierra volcánica de Pantelleria, se cultiva en zonas marginales.

Si planeas criar esta planta y hacerte una pequeña alcaparra, el primer consejo es preparar adecuadamente el suelo ya que, al ser una planta perenne, debe disponerse de tal manera que permita el adecuado procesamiento anual. Es importante hacer un agujero profundo de unos 50-60 cm en la planta porque las raíces de la alcaparra son muy profundas. Al mismo tiempo sería conveniente hacer también una buena fertilización básica aportando sobre todo óxido de potasio y en menor medida anhídrido fosfórico y más superficialmente nitrógeno.

El mejor momento para plantar un cultivo de alcaparras es sin duda enero y febrero porque en este período el suelo todavía es muy húmedo y, por lo tanto, adecuado para el enraizamiento de plántulas jóvenes.

Los sextos de siembra deben ser 2,0 mx 2,0 m o 2,5 mx 2,5 mentre las filas y a lo largo de las filas (alrededor de 1000-2000 plantas por hectárea).

Las plántulas deben colocarse a una profundidad de unos 35 cm, podando ligeramente el sistema radicular y liberando la planta de toda la parte aérea con una poda drástica, eliminándola unos 3 cm por encima del cuello de la planta. Teniendo en cuenta que la planta se realiza cuando aún se encuentra en el período invernal, sería preferible cubrir completamente la planta con una ligera capa de tierra (aproximadamente 1 cm) para protegerla de posibles heladas y vientos fríos.

En promedio, se requerirán de dos a tres riegos durante el primer año de siembra.

Una alcaparra dura unos 20-30 años.

TRABAJO DEL SUELO

Casi la mitad del año los terrenos que albergan las alcaparras no requieren procesamiento (aproximadamente de septiembre a enero) ya que las plantas están en reposo vegetativo y las partes herbáceas están secas. En este período es aconsejable dejar proliferar las malas hierbas para luego ser enterradas con las primeras labores, aportando así una buena cantidad de sustancia orgánica, útil para el crecimiento de las plantas.

A partir de enero comienza el trabajo de superficie del terreno para enterrar la maleza. Esta práctica, normal para todos los cultivos, se vuelve muy importante para la alcaparra por ser un cultivo que se mantiene seco, mantener la maleza significaría dejar a temibles competidores por la posesión de la poca agua presente en el suelo. No recomiendo el uso de herbicidas, sin embargo, de productos químicos para su control ya que estamos hablando de cultivos pequeños y para uso personal, por lo que es preferible que las malezas se eliminen trabajando el suelo o manualmente.

PODA

La alcaparra es una planta que hay que podar con cuidado a finales del invierno (enero-febrero), sólo se debe cortar la madera seca y los chupones, es decir, aquellas ramas vigorosas que no producen flores pero que roban la savia de la planta. También es necesario podarlo para dejar numerosas ramitas de medio centímetro de largo ya que el ilcappero florece solo en las ramas que se desprenden en el año.

Antes de los dos años, la planta no se puede podar.

FERTILIZACIÓN

Cada año, hacia finales del invierno (enero-febrero) sería conveniente distribuir un abono complejo igualmente equilibrado en nitrógeno, fósforo y potasio.

FLORACIÓN

La alcaparra florece desde finales de primavera y durante todo el verano, en las ramas del primer año.

Nota
1. Imagen no sujeta a derechos de autor



Artículo Anterior

Cuidado de las plantas de interior de Columbine - ¿Puedes cultivar Columbine en interiores?

Artículo Siguiente

4 razones por las que los servicios de diseño de jardines son una pérdida de dinero