Adaptación de las suculentas a la sequía mediante el almacenamiento de agua.


Como las suculentas resisten la sequía gracias al almacenamiento de agua.

Página1 -2-3 -4-5

Las plantas suculentas o suculentas resisten la sequía también gracias a los tejidos del acuífero reales (parénquima del acuífero). Estos tejidos se pueden ubicar en varias partes de la planta:

  • HOJAS AMPLIADAS
    Las hojas pueden adoptar formas, tamaños y disposiciones muy diferentes:
    • cilíndrico, como las hojas de Sedum y de Senecio haworthii;
    • esféricos, como los de la Senecio Rowleyanus;
    • apilados firmemente a lo largo del vástago para formar un cilindro continuo (Crassula marnieriana).

  • RAÍCES AL POR MAYOR

  • TAMBOR AL POR MAYOR
    En el tallo como ocurre en las euforbias grasas y en todos Cactaceae el tallo se vuelve suculento con plantas cactiformes llamadas así por su apariencia similar a los cactus.
    En la foto de abajo puedes ver un Cereus corte donde se evidencia la médula central que tiene vasos conductores muy delgados porque la cantidad de agua que tienen que transportar es muy poca (y por lo tanto debemos ser económicos) y alrededor está la corteza completamente transformada por células hinchadas de agua. La médula y la corteza se transforman en tejido acuífero.

Casi nunca las hojas y el tallo son suculentos.

Trucos que implementan las suculentas para sobrevivir en ambientes áridos:


  • reducción de la transpiración;
  • almacenamiento de agua;
  • absorción de la mayor cantidad de agua posible;
  • sosteniendo tanta agua como sea posible.

Pachypodium

Todos paquipodio proceden de zonas desérticas o semidesérticas, y están particularmente adaptados al clima árido y cálido, esta adaptación se puede ver muy bien por el tallo carnoso y suculento, por la presencia de espinas puntiagudas en el tallo de algunas especies, por la epidermis del tallo que puede practicar la fotosíntesis de clorofila. , dado que las hojas son muy pequeñas en comparación con el tamaño de la planta. Aparte de esto el follaje del paquipodio, no siendo estrictamente necesario para la vida de la planta, está presente solo cuando las condiciones climáticas lo permitenpor tanto, es normal que en casos de temperaturas excesivas, que favorezcan la transpiración, o periodos prolongados de sequía, el paquipodio pierda todas o la mayoría de sus hojas.

La especie más común entre los cultivadores aficionados, en maceta, es generalmente el pachypodium lamerei, especie con grandes espinas en el tallo, poco ramificadas, con hojas grandes y flores blancas.


EL AGUA

Siendo la primera forma de vida, el agua es también el primero de los factores abióticos que pueden influir o no en su nacimiento. Los microorganismos pueden alcanzar grados muy altos de deshidratación sin alterar sus funciones vitales, mientras que en organismos superiores la pérdida de agua compatible con la vida es mucho menor, y disminuye progresivamente a medida que se asciende en la escala zoológica.

Es por ello que en todas las especies que encontramos durante nuestro campamento escolar encontramos una necesidad constante de agua, ya que en su mayoría son plantas costeras y moluscos.

El problema de la escasez de agua para las plantas puede darse en muchas zonas de un ecosistema, aunque no muy extenso, como el de la isla de Elba, que hemos tenido en cuenta. Hay plantas que toleran mejor la ausencia de agua (plantas xerófilas) y que son más capaces que otras de sobrevivir incluso cuando esta es difícil de encontrar, esto sucede porque este tipo de plantas se las han arreglado mejor que otras para adaptarse a la falta de agua. .agua.

El fenómeno de la adaptación de una planta a la escasez de agua se encuentra más en zonas con escasas precipitaciones, ya que en estos casos existe un bajo riego del suelo y por ello la cantidad de agua que puede recoger una planta también es escasa. O para almacenar, pero también se encuentra en áreas con suelos poco permeables, como arcilla o roca, aquí, de hecho, incluso si hay mucha lluvia, el agua no es absorbida por el suelo y se escurre sin que las plantas puedan usar.

La primera adaptación de las plantas resistentes a la sequía fue el engrosamiento de las hojas y, al mismo tiempo, la disminución de su tamaño, casi hasta hacerlas parecer agujas, y el recubrimiento de estas por una membrana muy grande y poco permeable. en comparación con otras plantas, lo que las hace parecer casi grasosas al tacto. De esta forma, estos organismos son capaces de almacenar una gran cantidad de agua en su interior y, gracias a la membrana gruesa que recubre sus hojas y que reduce la transpiración, retenerla durante más tiempo que las plantas normales. Este truco es muy evidente en las plantas llamadas "gordas" que de hecho son las que mejor resisten la falta de agua. Un segundo truco, utilizado por las plantas que crecen en suelos poco permeables, fue crear una red de raíces muy densas y poco profundas en el suelo. De esta forma, la planta es capaz de absorber mucha agua de esos pocos centímetros de suelo que son capaces de absorberla, o de las grietas de la roca por donde se infiltra cuando llueve. En la isla de Elba, esta casi totalmente cubierta de tierra muy poco permeables, casi todas las plantas son muy resistentes a la sequía, las más resistentes son sin embargo las que habitan la costa rocosa, como limonium, critmo y viola a lock, o incluso las de la garriga, como el romero (foto de la derecho) y lavanda.

El liquen merece una atención especial en cuanto a la forma de obtener agua. Este organismo no es una planta, sino la unión de un alga y un hongo que viven en simbiosis. El alga, a través de la fotosíntesis, produce el alimento para sí mismo y para el hongo, el hongo produce el agua necesaria para la fotosíntesis del alga.

El comportamiento de los animales ante la falta de recursos hídricos es diferente: de hecho, los animales, al no estar fijos, pueden moverse libremente en busca de lugares para beber, y solo en raras ocasiones han evolucionado para resistir más. Sin embargo, no hay animales de este tipo en la isla de Elba: aquí no hay escasez de recursos hídricos y, por lo tanto, los animales que viven allí no necesitan transformaciones especiales.

Los únicos organismos que tienen dificultades para tener un suministro constante son los moluscos que habitan la zona supralitoral y mesolitoral. De hecho, la zona supralitoral nunca entra en contacto con el mar, sino que solo está bañada por las salpicaduras de las olas. Por ello y por su continua exposición a la luz solar, esta zona ofrece condiciones de vida muy difíciles y los seres que la habitan son sumamente especializados. Un ejemplo de organismos típicos de este medio son los littorinos, moluscos de 4 mm de longitud que cierran herméticamente en las cavidades de la roca dentro de su caparazón y que son capaces de aprovechar el oxígeno contenido en el aire para respirar. La zona mesolitoral, en cambio, es regularmente descubierta y cubierta por agua ya que es la zona que se encuentra entre el nivel mínimo y máximo de la marea. Aquí también las especies se han adaptado de formas específicas. Entre las verduras aquí puedes encontrar algunas algas que aman la iluminación fuerte, como la lechuga de mar y el enteromorfo. Entre los animales se encuentra la lapa, un molusco que hace que su caparazón se adhiera a la roca mediante un pie musculoso que sujeta un velo de agua en su interior para humedecer las branquias del blenio, un pez que ha desarrollado una capa de moco alrededor de sí mismo para protegerse de la desecación y mantenerse húmedo, y el tomate de mar, también cubierto de moco, que retrae los tentáculos dentro del cuerpo cuando permanece seco.


El Senecio Rowleyanus se cultiva en un suelo que garantiza el correcto drenaje utilizando un suelo para plantas suculentas, o un mezcla de tierra y arena para asegurar un drenaje óptimo, o suelo normal con una parte de perlita expandida, que al retener la humedad asegura un buen drenaje al suelo.

Para producir hojas nuevas, Senecio rowleyanus requiere un fertilizante bajo en nitrógeno, un fertilizante líquido para cactus que se mezcla con el riego cada 15-20 días durante la temporada de verano. Durante el período otoño-invierno, no es necesario fertilizar.


Cómo multiplicar el Senecio rowleyanus

La Senecio rowleyanus la semilla se puede reproducir pero esta técnica casi nunca se practica, en cambio la propagación por esquejes es la más practicada porque da más probabilidad de éxito.

Los esquejes de 10 cm de largo se toman en primavera de los tallos más vigorosos y largos, la parte del tallo sin hojas se entierra en una mezcla de arena y turba que debe mantenerse húmeda. La maceta debe colocarse en un lugar luminoso y antes de volver a regar espere a que se seque la tierra. Después de un par de semanas, el tallo comenzará a crecer y también desarrollará nuevas ramas.


Video: Nuevas suculentas: adaptación, observación y cuidados


Artículo Anterior

Descripción paso a paso del cultivo de pepinos en bolsas

Artículo Siguiente

Información sobre Switchgrass