Bayas desmenuzables: información y razones por las que las frambuesas se desmoronan


Por: Bonnie L. Grant, agricultor urbano certificado

Si encuentra bayas malformadas en sus bastones que solo tienen un par de drupas y se deshacen con un toque, tiene bayas que se desmoronan. ¿Qué es la baya desmenuzable? Todos hemos visto los frutos que no estuvieron a la altura del esplendor prometido. Una enfermedad fúngica suele causar esto. La fruta de frambuesa que se desmorona también puede ser el resultado de una mala polinización, pequeños ácaros furtivos o incluso un exceso de azada y poda. Descubra las razones por las que las bayas se deshacen y cómo garantizar bayas hermosas y llenas en sus plantas.

¿Qué es Crumbly Berry?

Las frambuesas son en realidad una fruta compuesta por numerosas frutas más pequeñas agrupadas llamadas drupas y también incluyen plantas de moras. Cuando su baya tiene solo una porción del número habitual, está deformada y desprovista de jugo y sabor. Esto generalmente se debe a que la planta ha contraído virus de la mancha del anillo de tomate o del enano tupido de frambuesa. Tan pronto como intentas recoger las frutas afectadas, se rompen. El virus se transmite por el viento y tiene numerosos huéspedes. Los signos de problemas de zarzas pueden incluir hojas viejas con rayas amarillas y atrofias. Las hojas nuevas rara vez muestran signos de infección.

Otras razones por las que las bayas se desmoronan

Otra causa simple de las bayas desmenuzadas es una lesión mecánica. Las cañas rotas y los tallos dañados no pueden alimentar adecuadamente la fruta en formación, lo que resulta en una disminución de las frambuesas.

Las áreas con viento, calor y frío extremos o el uso excesivo de pesticidas pueden limitar la capacidad de las abejas y otros polinizadores para hacer su trabajo. Las flores no se polinizan completamente y producen frutos parciales.

Una de las causas más difíciles de identificar para las bayas que se desmoronan es el ácaro de las bayas secas. La fruta desmenuzable de frambuesa es el resultado de la alimentación de este pequeño insecto. La succión hace que algunas partes de la baya en formación maduren temprano y se hinchen en algunos puntos. Las otras áreas caen hacia adentro y crean una baya grumosa que es más pequeña de lo que crecería de otra manera. Las frutas afectadas por los ácaros no son tan desmenuzables como las que tienen el virus, pero tienen semillas grandes.

El virus del enrollamiento de la hoja de la frambuesa es otro problema de la frambuesa causado por un insecto. Los pulgones de la frambuesa transmiten la enfermedad cuando se alimentan de las bayas. El efecto general es plantas atrofiadas, poca resistencia al invierno y pequeñas bayas malformadas.

Curas de frutas de frambuesa desmenuzables

El método de propagación a través del viento dificulta la prevención de la propagación viral. Elimine el exceso de vegetación del lecho de frambuesas y asegúrese de que no haya zarzas silvestres cerca de sus plantas. También puede intentar mover plantas más nuevas a áreas del jardín que no se vean afectadas. Esto puede limitar la propagación de la enfermedad a las nuevas plantas.

No existen aerosoles domésticos recomendados para el control de estos problemas virales de zarzas. Su mejor opción es elegir plantas que estén libres de virus, como Esta y Heritage.

Combatir pulgones y ácaros con un jabón hortícola y ráfagas de agua para enjuagar las plagas. Brinde un cuidado superior para las plantas sanas que pueden resistir mejor las lesiones y recuperarse de las infecciones por plagas.

Este artículo se actualizó por última vez el

Leer más sobre frambuesas


Cómo identificar los problemas de la baya del saúco

Parte de la familia de la madreselva, la baya del saúco (Sambucus spp.) Es un árbol caducifolio parecido a un arbusto que produce frutos comestibles parecidos a una baya. Las bayas de saúco generalmente están libres de plagas y enfermedades, y rara vez sucumben a infestaciones debilitantes. Sin embargo, a veces las bayas de saúco pueden sufrir enfermedades como cancros, manchas de hojas y tallos y pudrición del corazón, así como plagas como escamas blandas, barrenadores y pulgones. Los arbustos de saúco también pueden verse afectados por deficiencias y excesos nutricionales, así como por riego insuficiente y excesivo.

Identifique las deficiencias de nitrógeno y hierro en sus plantas de saúco buscando un crecimiento atrofiado, hojas amarillentas y hojas, flores y frutos que sean de tamaño insuficiente y se desarrollen más tarde de lo normal.

Busque follaje marchito, caída de hojas y decoloración de las hojas para diagnosticar falta de riego. Identifique los problemas de riego excesivo buscando pudriciones de raíces, hojas inusualmente pequeñas y muerte regresiva de ramitas y ramas.

  • Parte de la familia de la madreselva, la baya del saúco (Sambucus spp.)
  • Sin embargo, a veces las bayas de saúco pueden sufrir enfermedades como cancros, manchas de hojas y tallos y pudrición del corazón, así como plagas como escamas blandas, barrenadores y pulgones.

Identifique las aftas en sus bayas de saúco buscando tejidos leñosos descoloridos hundidos o callosos, así como follaje amarillento o marchito en las ramas infectadas.

Diagnostique las enfermedades fúngicas de la pudrición de la madera en sus bayas de saúco buscando crecimientos similares a hongos en la base del arbusto y en las heridas de la corteza. Sienta la madera alrededor de estas áreas, que pueden desmoronarse y descomponerse.

Busque manchas o manchas decoloradas en las hojas de la baya del saúco para diagnosticar manchas en las hojas y el tallo. Causadas por un hongo, las manchas en las hojas y los tallos producen parches irregulares que suelen ser amarillentos o marrones.

Detecte los síntomas de las infestaciones de pulgones buscando hojas amarillentas, rizadas y distorsionadas. Los pulgones también secretan una sustancia líquida pegajosa llamada melaza, que puede inducir el crecimiento de fumagina en el follaje.

  • Identifique las aftas en sus bayas de saúco buscando tejidos leñosos descoloridos hundidos o callosos, así como follaje amarillento o marchito en las ramas infectadas.

Identifique una infestación de escamas blandas, particularmente por el lecanium de la fruta europea. Tanto los pulgones como las escamas blandas producen melaza y pueden causar hojas amarillentas o rizadas, pero las escamas blandas también pueden hacer que la corteza se agriete y filtre una sustancia similar a la goma, además de causar un crecimiento reducido de las plantas, anillos decolorados en frutas, hojas o tallos y caída prematura de hojas.

Estudie su planta de saúco en busca de manchas y agujeros en la corteza que rezuman una sustancia líquida para identificar infestaciones de barrenadores de cuernos largos. Los barrenadores de cuernos largos tienden a atacar arbustos y árboles dañados o debilitados, provocando la muerte regresiva de las ramas y el follaje descolorido y marchito.

Identifique los excesos de nutrientes en sus plantas de saúco buscando la muerte regresiva de la punta de la hoja, la muerte regresiva de las ramas y la decoloración de los bordes de las hojas.

No confunda los insectos de escamas blandas con los pulgones. Ambos pueden parecer tener una capa blanca cerosa o similar a la lana, pero los pulgones tienen patas largas y antenas con proyecciones en forma de tubo que crecen desde sus extremos traseros. Los pulgones tienen forma de pera, mientras que las escamas blandas del tipo lecanium de la fruta europea son convexas y miden ¼ de pulgada de largo o más pequeñas.


Zarzas de Curruca Capirotada

A principios de este siglo, las frambuesas negras eran tan populares como las frambuesas rojas. ¡Y no es de extrañar! Esta zarza negra azabache, a veces llamada curruca capirotada, tiene un sabor rico y dulce. Las bayas son firmes y no demasiado jugosas. Cuando las comes frescas, su textura es un poco más espesa que la de las frambuesas rojas o las moras. Su firmeza también ayuda a que la fruta resista la pudrición mejor que otras zarzas, ya sea en la planta o en su refrigerador.

A pesar de la popularidad pasada de la frambuesa negra y del hecho de que crecerá bien desde la zona 4 sur hasta la zona 8, hoy la curruca capirotada es sobre todo un favorito regional. La región del Atlántico medio y Ohio son focos tradicionales de entusiasmo por la frambuesa negra. Hay algunos cultivadores comerciales de frambuesas negras en el este, todos con pequeñas plantaciones. El estado que cultiva la mayor cantidad de frambuesas negras es Oregon, con aproximadamente 1,000 acres plantados. La mayoría de estas bayas se cosechan mecánicamente para procesarlas en mermeladas, aromas de postre e incluso un tinte natural para la carne. Es posible que ya disfrute de las frambuesas negras, pero si aún no las conoce, tiene un verdadero placer en la tienda.

La frambuesa negra es una fruta nativa que crece en forma silvestre a lo largo de los bordes de los bosques desde Quebec hasta Dakota del Norte, y al sur hasta Arkansas y Georgia. La primera variedad, Ohio Everbearing (pequeña y no muy sabrosa), recibió su nombre en 1832. A fines del siglo XIX, solo en el oeste de Nueva York se plantaban miles de acres de frambuesas negras. En su clásico de 1925, The Small Fruits of New York, Ulysses Prentiss Hedrick describió casi 200 variedades de frambuesa negra, la mayoría de ellas selecciones de la naturaleza. En la actualidad, sin embargo, solo se dispone de un puñado de variedades de frambuesa negra.

Aunque las variedades nombradas de frambuesas negras difieren entre sí en tamaño, firmeza y sabor de la fruta, las diferencias no son tan grandes. Tampoco las variedades nombradas son muy diferentes de las buenas silvestres, con una importante excepción. Las frambuesas negras silvestres son muy lentas para transmitir enfermedades. Los viveros, por otro lado, trabajan diligentemente para producir plantas que estén casi libres de enfermedades.

Estas son algunas de las variedades de curruca capirotada mejor nombradas disponibles en la actualidad. Espere recoger entre tres y cuatro pintas por planta durante el período de maduración de 10 a 14 días. La cosecha de la curruca capirotada comienza al final de la temporada de fresas y unos días antes que las primeras frambuesas rojas. Podrá probar sus primeras bayas un año después de la siembra.

'Allen'. Criado en Nueva York en 1947 y nombrado en 1963, madura en un período concentrado, por lo que casi toda la fruta se puede recolectar a la vez. Bristol es uno de sus padres.

'Blackhawk'. Criado en Iowa e introducido en 1953, es una de las variedades más resistentes disponibles y madura unos cinco días más tarde que la mayoría de las currucas capirotes.

'Bristol'. Criado en Nueva York en 1921 y nombrado en 1963, se ha convertido en la curruca capirotada más plantada en Oriente.

'Haut'. Criado en Maryland por Harry Swartz, actualmente el criador de curruca capirotada más activo, y lanzado en 1984, Haut madura de tres a cinco días más tarde y tiene una temporada de recolección más larga que la mayoría de las currucas currucas.

'Joya'. Criado en Nueva York y nombrado en 1973, tiene una maduración ligeramente tardía y es una de las variedades más resistentes a las enfermedades. Bristol es uno de sus padres.

'Munger'. Desarrollada en Ohio e introducida en 1897, sigue siendo la variedad líder para la cosecha mecánica en Oregon.

Entre las variedades enumeradas en 1925, algunas eran siempre productivas o daban frutos blancos. En los próximos años, busque la reintroducción de estos dos rasgos. También busque híbridos complejos de frambuesas negras y varias especies de otras frambuesas y moras, incluidas algunas que son tropicales y asiáticas.

La regla número uno para cultivar frambuesas negras es: ¡No hagas lo que yo hice! Cuando puse mi primera plantación, cavé currucas silvestres cercanas y luego las coloqué en una fila con mi colección de frambuesas rojas. La curruca capirotada silvestre no solo es probable que sea portadora de la enfermedad, sino que las frambuesas rojas pueden ser portadoras asintomáticas del virus del mosaico, que los pulgones pueden propagar a las frambuesas negras cercanas.

En su lugar, compre plantas cultivadas en viveros; es mucho menos probable que transmitan enfermedades que las plantas silvestres. Pocos viveros pueden certificar oficialmente que sus plantas están libres de virus porque los síntomas no siempre son obvios y aún no existe una prueba conveniente que determine si las plantas están infectadas o no con mosaico. Pero los investigadores están desarrollando una prueba de virus, de modo que en el futuro, la indexación de virus y la propagación de cultivos de tejidos puedan garantizar plantas de vivero libres de enfermedades.

Plante las currucas lo más lejos posible de las frambuesas rojas u otras zarzas cultivadas, y elimine las bayas silvestres existentes si es posible, o sus nuevas plantas pueden contraer enfermedades pronto. Las frambuesas negras son susceptibles a la marchitez por Verticillium, así que también evite plantar donde otros huéspedes de esta enfermedad transmitida por el suelo, como zarzas, tomates, pimientos, papas o berenjenas, crecieron recientemente.

Al elegir un sitio, preste atención a la luz solar y al suelo. Un lugar soleado promueve frutos más dulces y un secado más rápido de hojas, bastones y frutos, lo que ayuda a combatir las enfermedades fúngicas. El suelo en sí debe ser rico en humus y estar bien drenado, con un pH de aproximadamente 6. Un cuarto de libra de 10-10-10 (u otro fertilizante con una cantidad equivalente de nitrógeno) por planta hará que las currucas jóvenes tengan un buen comienzo. . Un tercio de libra de harina de soja es una buena alternativa orgánica. Extienda el fertilizante uniformemente sobre la superficie del lecho de siembra y aplíquelo poco a poco. La mayoría de las raíces de las frambuesas negras crecen en las capas superficiales del suelo, por lo tanto, cubra el suelo con un mantillo orgánico espeso, como hojas o paja.

Separe las plantas a tres pies de distancia en la fila, con dos metros y medio entre las filas. Inmediatamente después de plantar, corte todas las cañas al suelo, por si acaso tienen alguna enfermedad. No tiene que preocuparse de que las plantas se extiendan bajo tierra como frambuesas rojas, porque la mayoría de los brotes de frambuesa negra surgen justo en la base de la planta. Sin embargo, las frambuesas negras se esparcen a su manera. Echan raíces donde las puntas de los bastones arqueados alcanzan y tocan el suelo. No permita que esas puntas arraiguen a menos que desee propagar nuevas plantas.

Poda de frambuesas negras

1. Las cañas de frambuesa son bienales, los tallos crecen en la primera temporada, luego fructifican y mueren en la segunda temporada. Entonces, el primer paso en la poda es cortar las cañas al suelo justo después de que terminen de fructificar. Pronto morirán de todos modos, y quitarlos permite que los nuevos bastones que crecen en la base de la planta reciban más luz solar. Termine de podar las cañas viejas antes de que las plantas suelten las hojas en primavera.

2. En el verano, cuando las nuevas cañas alcancen aproximadamente 20 pulgadas de alto, pellizque las dos pulgadas superiores para mantenerlas a 18 pulgadas. Haga esto semanalmente durante varias semanas hasta que todos los bastones nuevos (primocanes) hayan alcanzado la altura deseada y se hayan pellizcado hacia atrás.

3. La cobertura de verano descrita en el paso 2 estimula el crecimiento de las ramas laterales, que darán fruto la temporada siguiente. Pellizcar hacia atrás a 18 pulgadas mantiene las plantas lo suficientemente robustas como para que no necesite un enrejado. (Alternativamente, puede pasar un solo cable por encima de la fila a aproximadamente tres pies. Retrase el pellizco hasta que los bastones sean lo suficientemente altos como para atarlos al cable).

4. En la temporada de inactividad, preferiblemente justo antes de que comience el crecimiento en primavera, adelgace las cañas y elimine las que estén enfermas, dañadas o delgadas. En las cañas restantes, acorte las ramas laterales proporcionalmente a su vigor. Los brotes laterales más grandes pueden tener 18 pulgadas de largo y los más delgados alrededor de seis pulgadas de largo.

Las frambuesas negras son presa de una serie de enfermedades. La roya de la naranja es un hongo que produce manchas decorativas pero mortales de esporas de naranja en las hojas. El hongo de antracnosis también puede ser debilitante, atacando las frambuesas negras más fácilmente que las frambuesas rojas. Los bastones debilitados, manchados de lesiones grises con márgenes de color púrpura, son susceptibles de sufrir daños por el frío invernal y producen frutos secos. Las frambuesas negras también son muy susceptibles al virus del mosaico. En sus etapas avanzadas, el mosaico causa hojas moteadas, así como retraso en el crecimiento e incluso la muerte de una planta.

Los problemas de enfermedad de las frambuesas negras varían de un sitio a otro. "Algunas plantaciones se oxidan, mientras que otras no", dice el Dr. Harry Swartz, criador de frambuesas negras de la Universidad de Maryland. "No pude contraer la infección en mis parcelas de prueba en plantas jóvenes o viejas, incluso después de espolvorearlas con el contenido de una botella de esporas de una onza que había recolectado".

En una siembra de prueba de frambuesas negras y rojas durante dos años húmedos, la Dra. Barbara Goulart de la Universidad Estatal de Pensilvania descubrió que las negras superaban a las rojas, a pesar de la mayor susceptibilidad de las negras a la antracnosis. Incluso la infección por mosaicos es impredecible. Algunas plantaciones comerciales en Nueva York se vuelven improductivas en tres años debido al virus del mosaico, mientras que otras plantaciones parecen no verse afectadas. Más al sur y en el noroeste del Pacífico, el mosaico es menos común. Sin embargo, el noroeste del Pacífico tiene su parte de Verticillium.

La primera línea de defensa es obtener plantas limpias de un vivero. Luego seleccione un sitio con buen drenaje y la luz solar abundante que le gusta a las frambuesas. Pode para estimular la circulación de aire y eliminar las cañas enfermas.

Si la antracnosis se convierte en un problema, rocíe las plantas con una solución de cal y azufre al brotar y, si es necesario, durante la temporada de crecimiento. Esté siempre atento a la herrumbre naranja y el virus del mosaico. Levante y queme las plantas que sospeche que son portadoras de cualquiera de las enfermedades. Incluso con plantas limpias y un sitio limpio, una plantación de frambuesa negra eventualmente disminuirá debido a la acumulación de plagas, así que no se sorprenda si necesita replantar en un nuevo sitio en 5 a 10 años.


Rodamiento de caída

Las primocanes de frambuesa que producen otoño emergen del suelo a principios de la primavera, pero detienen el crecimiento terminal y comienzan a florecer a mediados del verano, y la cosecha de la fruta comienza a fines del verano o principios del otoño y continúa hasta que la primera helada de otoño hace que las plantas dejen de dar frutos y comiencen. inactividad. La altura a la que comienza la fructificación depende del cultivo y del vigor de la planta. Como se muestra en la Figura 3, si las cañas no se quitan por completo durante la poda de invierno, la parte inferior de la caña restante producirá una cosecha de floricane de verano en la siguiente temporada. Los rendimientos de la cosecha de primocaña dependen de la precocidad y de cuándo llega la primera helada de otoño. En áreas con una temporada de crecimiento de menos de 125 días libres de congelación, los rendimientos de primocaña pueden no ser suficientes para justificar la siembra de estos cultivares.

Figura 3. Ciclo de vida de la frambuesa con caída.

La Tabla 2 enumera los cultivares de frambuesa que producen otoño que crecen bien en Utah. Para obtener información más detallada sobre los cultivares otoñales en Utah, consulte la hoja informativa de la USU Horticulture_Fruit_2013n-01pr.

Tabla 2. Recomendaciones de cultivares de frambuesa con caída.
Cultivar Tamaño Sabor Producir Estación
carolino Grande Bien Medicina. Medio
Josefina Medicina. Excelente Medicina. Tarde
Polana Medicina. Bien Medicina. Temprano
Joan J Grande Excelente Elevado Temprano
Polca Grande Excelente Medicina. Muy temprano


La falta de raíces hace que las frambuesas se marchiten

Donald D. Tapio

Especialista regional de extensión de WSU

Una queja común de los jardineros domésticos con plantas de frambuesa en esta época del año es cuando la fruta se arruga. En la mayoría de los casos, las plantas se marchitan repentinamente, las hojas se vuelven amarillas, luego marrones y finalmente mueren. En muchos casos, los jardineros asumen que las plantas no están recibiendo suficiente agua y encienden los aspersores, lo que nunca parece ayudar. A pesar del declive de las cañas frutales, las cañas nuevas casi siempre se mantienen saludables.

Los fitopatólogos de WSU han identificado más de treinta hongos de pudrición de raíz diferentes que pueden infectar frambuesas en nuestra zona costera. Las plantas infectadas con hongos de la pudrición no solo tienen raíces podridas, sino que también carecen de raíces fibrosas. Después de períodos cálidos y secos, las hojas más viejas pueden marchitarse, broncearse o quemarse. Las hojas adheridas caen. Los tallos de las frutas generalmente se acortan y las bayas, si se forman, permanecen pequeñas y a menudo se marchitan antes de madurar. Una vez que el sistema de raíces comienza a deteriorarse, pueden surgir nuevas raíces de las que se han descompuesto en verano.

Aunque esto hace que las plantas parezcan recuperadas, las nuevas raíces suelen ser débiles y carecen de desarrollo lateral. Las nuevas raíces, a su vez, se infectarán durante el clima frío y húmedo de este otoño e invierno, de modo que la planta declina progresivamente y es improductiva. Ninguna variedad de frambuesa del noroeste del Pacífico es muy resistente al problema; sin embargo, Chilliwack, Meeker, Sumner y Summit son moderadamente resistentes. Las plantas jóvenes de Meeker son muy susceptibles, mientras que las plantas maduras parecen tener cierta tolerancia.

Los jardineros domésticos pueden reducir los problemas de pudrición de la raíz utilizando material de plantación certificado y colocando las plantas en un suelo fértil y bien drenado que tiene un nivel freático de 3 a 4 pies de profundidad en invierno. Seleccione un sitio que no haya cultivado frambuesas u otras zarzas durante varios años. Coloque las plantas en camas que estén elevadas de modo que la parte superior de la cama esté al menos a 12 pulgadas por encima del suelo circundante. Incline el suelo desde el centro de la cama de planificación hasta el callejón entre filas.

Los fungicidas Aliette, Agri-Fos, Fosphite, Phostrol y Ridomil Gold SL están registrados para su uso para prevenir la pudrición de la raíz de frambuesa. La mayoría requieren múltiples aplicaciones y deben usarse mucho antes de la cosecha.

¿Qué causa que mis frambuesas se desmoronen?

Cualquiera que haya cultivado frambuesas sabe que la fruta con unas pocas gotas tiende a desmoronarse cuando se recoge. Este es el resultado de un desarrollo anormal de la fruta. Las flores normales de una planta de frambuesa tienen entre 100 y 125 pistilos. Cada uno puede producir una semilla y una gotita. En las bayas normales, suelen desarrollarse de 75 a 85 gérmenes. Si se desarrollan apreciablemente menos de 75 gotitas, la baya no se mantiene unida y se desmorona cuando se extrae de la planta.

Las bayas que se desmoronan tienen varias causas posibles:

Falta de nutrientes: cualquier cosa que interfiera seriamente con la nutrición de las plantas, como la sequía, la fertilidad extremadamente baja o el daño a las raíces o coronas por nematodos, sinfilanos, pudriciones de las raíces, agallas de la corona, barrenadores de la corona, inundaciones en invierno o cultivos demasiado profundos pueden traer sobre desmoronarse. Si las plantas con bayas que se desmenuzan también tienen brotes de caña que no crecen o laterales cortos y rígidos con hojas de formas extrañas, es posible que falte boro. La realización de una prueba de suelo validará si se necesita boro y cuánto se necesita para corregir la deficiencia. Algunas variedades tienden a desmoronarse más que otras. Las variedades Tahoma y Latham a menudo dan frutos que se desmoronan. Algunas plántulas y algunos clones de la variedad Sumner producen frutos que se desmoronan. Las plantas ocasionales de la mayoría de las variedades aparentemente mutan a una condición quebradiza.

Enfermedades: los virus pueden hacer que las flores no funcionen correctamente o que las semillas se desarrollen de forma anormal, aunque el crecimiento parezca normal. El complejo de mosaico de frambuesa se ha asociado con el crumble, pero no se han identificado variedades específicas asociadas con el crumble de frambuesa. En ciertos casos, se sospecha que las enfermedades bacterianas y fúngicas contribuyen al desmoronamiento.

La falta de actividad de las abejas y la falta de polinización pueden resultar en bayas que se desmoronan.

El daño químico a las flores por la aplicación de insecticidas o fungicidas durante la floración podría dañar las anteras, los pistilos o el polen.

Nuestras frambuesas han terminado de dar frutos durante el año. ¿Cuándo y cómo debemos podarlos?

Las moras de caña, como las frambuesas, las moras, las moras y las currucas, necesitan cuidados después de la cosecha. Se deben hacer tres cosas para mantener sus plantas saludables y listas para la cosecha del próximo año.

Lo primero que debe hacer es podar. Retirar todas las cañas que dieron fruto esta temporada. Esta poda expone a la luz las nuevas cañas (las que darán fruto el próximo año) y les da la oportunidad de desarrollarse.

Conserve de 10 a 12 de las cañas más saludables para la cosecha del próximo año. Retire la mitad superior de la caña de los cultivares que producen el otoño después de que termine la fructificación, o retire toda la caña al nivel del suelo. Deje la mitad inferior de la caña para una cosecha de verano en junio siguiente, o retire la caña por completo solo para una cosecha de otoño cada año. Debido a que la cosecha de otoño en las variedades fructíferas de otoño es superior a la cosecha de verano, los horticultores de WSU aconsejan cortar todas las cañas al suelo a mediados de octubre.

Lo último que hay que hacer es muy fácil y también muy importante. ¡Deja de regar las nuevas cañas! Esto permitirá que el crecimiento sea más lento y que las cañas se endurezcan antes de la primera helada. No fertilice las cañas en esta época del año. Eso estimulará las bayas, por lo general se desarrollan de 75 a 85 gotitas. Si se desarrollan apreciablemente menos de 75 gotitas, la baya no se mantiene unida y se desmorona cuando se extrae de la planta.

Las bayas que se desmoronan tienen varias causas posibles

Falta de nutrientes: Cualquier cosa que interfiera seriamente con la nutrición de las plantas, como la sequía, la fertilidad extremadamente baja o el daño a las raíces o coronas por nematodos, sinfilanos, pudriciones de las raíces, agallas de la corona, barrenadores de la corona, inundaciones en invierno o cultivos demasiado profundos puede provocar el desmoronamiento. Si las plantas con bayas que se desmenuzan también tienen brotes de caña que no crecen o laterales cortos y rígidos con hojas de formas extrañas, es posible que falte boro. La realización de una prueba de suelo validará si se necesita boro y cuánto se necesita para corregir la deficiencia. Algunas variedades tienden a desmoronarse más que otras. Las variedades Tahoma y Latham a menudo dan frutos que se desmoronan. Algunas plántulas y algunos clones de la variedad Sumner producen frutos que se desmoronan. Las plantas ocasionales de la mayoría de las variedades aparentemente mutan a una condición quebradiza.

Los virus pueden hacer que las flores no funcionen correctamente o que las semillas se desarrollen de forma anormal, aunque el crecimiento parezca normal. El complejo de mosaico de frambuesa se ha asociado con el crumble, pero no se han identificado variedades específicas asociadas con el crumble de frambuesa. En ciertos casos, se sospecha que las enfermedades bacterianas y fúngicas contribuyen al desmoronamiento.

Otras causas:

· La falta de actividad de las abejas y la falta de polinización pueden resultar en bayas que se desmoronan.

· El daño químico a las flores por la aplicación de insecticidas o fungicidas durante la floración podría dañar las anteras, los pistilos o el polen.

Nuestras frambuesas han terminado de dar frutos durante el año. ¿Cuándo y cómo debemos podarlos?

· Las moras de caña, como las frambuesas, las moras, las moras y las currucas, necesitan cuidados después de la cosecha. Se deben hacer tres cosas para mantener sus plantas saludables y listas para la cosecha del próximo año.

· Lo primero que debe hacer es podar. Retirar todas las cañas que dieron fruto esta temporada. Esta poda expone a la luz las nuevas cañas (las que darán fruto el próximo año) y les da la oportunidad de desarrollarse.

· Conserve de 10 a 12 de las cañas más saludables para la cosecha del próximo año. Retire la mitad superior de la caña de los cultivares que producen el otoño después de que termine la fructificación, o retire toda la caña al nivel del suelo. Deje la mitad inferior de la caña para una cosecha de verano en junio siguiente, o retire la caña por completo solo para una cosecha de otoño cada año. Debido a que la cosecha de otoño en las variedades fructíferas de otoño es superior a la cosecha de verano, los horticultores de WSU aconsejan cortar todas las cañas al suelo a mediados de octubre.

Lo último que hay que hacer es muy fácil y también muy importante. ¡Deja de regar las nuevas cañas! Esto permitirá que el crecimiento sea más lento y que las cañas se endurezcan antes de la primera helada. No fertilice las cañas en esta época del año. Eso estimulará un crecimiento no deseado.


Informes sobre enfermedades de las plantas

RIZO DE HOJA DE FRAMBUESA [Ciclo de enfermedad]

LOS VIRUS [ciclo de la enfermedad] RAYA DE FRAMBUESA NEGRA [Síntomas] [Ciclo de la enfermedad]

RINGSPOT DE FRAMBUESA ROJA [Síntomas] [Ciclo de la enfermedad] FRAMBUESA BUSHY DWARF [Síntomas] [Ciclo de la enfermedad]

Las frambuesas probablemente sufren una mayor infección y daños más graves por enfermedades virales que cualquier otro cultivo de frutas en los Estados Unidos. Los rendimientos de frutos pueden reducirse entre un 50 y un 70 por ciento o más. Una vez infectada, una planta permanece enferma de por vida. Dado que todas las partes de una planta infectada son portadoras del virus, los retoños o puntas que se propagan a partir de ella también están enfermos. Todos los virus de la frambuesa en el Medio Oeste, excepto la raya de la frambuesa negra, se transmiten por las actividades de alimentación de los pulgones. Los virus son no propagarse podando o dañando mecánicamente las plantas en el campo.

Los trastornos similares a los virus de las frambuesas y las moras pueden ser producidos por el clima fresco y las heladas tardías de la primavera, el mildiú polvoroso, las deficiencias de elementos minerales (como el hierro), las lesiones por pesticidas, los trastornos genéticos (coloración amarillenta de las hojas y las bayas que se desmenuzan) o la alimentación de los saltahojas , pulgones y arañas rojas.

La identificación positiva del virus o virus responsables del síndrome de la enfermedad no puede basarse completamente en los síntomas del follaje. Se requieren pruebas de invernadero y de laboratorio que utilicen plantas indicadoras específicas y serología. La identificación positiva es necesaria para facilitar las medidas de control adecuadas y ayudar a detectar posibles nuevas enfermedades víricas de las zarzas en Illinois.

Figura 1. Enrollamiento de hojas de frambuesa roja.

RIZO DE HOJA DE FRAMBUESA

Figura 2. Enrollamiento de hojas de frambuesa negra. Las hojas de la punta son redondas y de un verde grasiento oscuro.

Esta enfermedad importante y fácilmente reconocible ocurre en las frambuesas rojas, negras y moradas y en las moras verticales. El rendimiento de frambuesas rojas infectadas puede reducirse entre un 20 y un 70 por ciento. Las frambuesas negras pueden degenerar y morir después de dos o tres años.

Síntomas en frambuesas rojas y amarillas. Los síntomas del enrollamiento de las hojas varían según la cepa del virus y el tipo de frambuesa infectada. Durante el año inicial de la infección, las plantas no muestran síntomas o quizás solo un leve rizado hacia abajo de las puntas de las hojas. La primavera siguiente, los folíolos cerca de las puntas de los bastones aparecen redondeados, empequeñecidos y arrugados con los márgenes enrollados fuertemente hacia abajo y hacia adentro (Figura 1). Los laterales fructíferos se acortan y la proliferación de los brotes puede producir una roseta. Cuando los brotes enfermos aparecen por primera vez, son de un color verde amarillento pálido, que pronto se vuelven verde oscuro, se vuelven rígidos y quebradizos, y generalmente no se ramifican. Cada año, la planta pierde vigor y los nuevos brotes se van empequeñeciendo progresivamente hasta que solo alcanzan unas pocas pulgadas de altura. Las plantas infectadas producen poca fruta y las bayas que se forman son pequeñas, secas, con semillas y que se desmoronan.

Síntomas en frambuesas negras y moradas.Los síntomas son similares a los de las frambuesas rojas y amarillas con hojas en la punta arqueadas hacia arriba, rígidas, enanas y casi redondas, volviéndose de un verde oscuro y grasiento (Figura 2). Las plantas afectadas son enanas y tupidas. Las bayas son pequeñas y secas. En los años siguientes, los bastones jóvenes quedan muy enanos, rígidos, quebradizos, carecen de ramas laterales y no pueden doblarse hacia el suelo para enraizar en las puntas.

Síntomas en moras erectas. El rizado de las hojas es raro y poco importante en las moras. Algunos cultivares muestran síntomas de rizo similares a los de las frambuesas rojas y amarillas (Figura 1). Otros cultivares pueden ser portadores asintomáticos infectados del virus.

Ciclo de la enfermedad

Los virus del enrollamiento de las hojas se transmiten comúnmente de una planta a otra mediante la alimentación de un pequeño áfido lento (Aphis rubicola). Las grandes poblaciones de este pulgón en el follaje joven pueden causar un enrollamiento severo de las hojas en ausencia del virus del enrollamiento de las hojas. Las formas aladas del pulgón transmiten el virus a frambuesas sanas de zarzas silvestres o cultivadas infectadas cercanas. Los pulgones transportados por el viento pueden propagar el virus varias millas. Todos los cultivares comerciales son susceptibles.

MOSAICO DE FRAMBUESA COMÚN

El complejo del mosaico de la frambuesa común está muy extendido y puede causar la mayor reducción en el crecimiento, vigor, rendimiento de frutos y calidad de cualquiera de los virus de la zarza. El rendimiento de frutos puede reducirse en un 50 por ciento o más. Ninguna frambuesa es inmune, sin embargo, las frambuesas negras y moradas se dañan más severamente que las variedades rojas. Los síntomas difieren según la variedad cultivada, el virus o virus involucrados, la ubicación geográfica y las condiciones de crecimiento estacionales. Los síntomas son la mayoría evidente en el clima más fresco de primavera y otoño, quedando enmascarado (o desapareciendo) cuando las temperaturas son altas en verano. Los síntomas del mosaico a veces se confunden con una helada tardía de primavera, mildiú polvoriento, alimentación por ácaros rojos y pulgones, daño por pesticidas o una deficiencia de boro en el suelo.

Síntomas en la frambuesa roja. Las cañas son cortas, el crecimiento es débil y las hojas producidas en climas fríos están moteadas y arrugadas con grandes ampollas verdes irregulares que se arquean hacia arriba. El tejido de la hoja alrededor de las ampollas se vuelve amarillento o verde amarillento y las hojas con ampollas severas se curvan hacia abajo (Figura 3). Las hojas que se desarrollan en climas cálidos son asintomáticas o muestran un patrón de mosaico tenue con motas amarillas. Las hojas que se forman a finales del verano muestran un moteado moteado amarillento fino. Las plantas afectadas por mosaicos a menudo se atrofian progresivamente cada año. Las hojas son enanas, moteadas de amarillo, a veces deformadas y el rendimiento de frutos de estas plantas se reduce. Las bayas están secas y con semillas (a menudo se desmoronan) y carecen de sabor.

Figura 3. Los síntomas del mosaico en la frambuesa roja a fines de la primavera, aparecen ottling verde y verde amarillento junto con ampollas en una hoja de una caña nueva (foto del USDA).

Figura 4. Young black raspberry cane affected with heat-labile component of raspberry mosaic.

Symptoms on Black and Purple Raspberries. The tips of young, black and purple raspberry canes, newly infected with mosaic, often curl downward, turn black (necrotic), and die (Figure 4). The fruit tends to be small, dry, and seedy. Leaves produced in hot weather are often nearly symptomless. Those formed in cool weather are faintly to severely mottled and puckered. Chronically infected plants become severely dwarfed and rosetted, with brittle cane tips and usually die in two or three years.

Symptoms on Erect Blackberries. Infection on cultivated or wild blackberries is uncommon. They may be symptomless or show severe mottling, similar to that described for raspberries.

THE VIRUSES

The raspberry mosaic virus complex is composed of at least two viruses, each containing numerous strains. One group survives three months or longer in infected plants at 100 F (37 C), the other does not. The heat stable group is called the rubus yellow-net (RYN) virus because of the distinctive netlike yellowing that develops along the veins of leaves on infected plants. The heat-labile virus (which can be eliminated experimentally by growing plants at 100 F or 37 C for a week or more) is named the black raspberry necrosis (BRN) virus because it causes a dieback (necrosis of the terminal leaves and cane tips of black raspberry seedlings followed by a mottling of the lower leaves). Common raspberry mosaic is usually caused by a virus complex composed of the RYN and the BRN viruses.

Many of the BRN virus strains produce no external symptoms of mosaic or only an obscure leaf mottling, especially in red raspberries. Infected plants are weaker, produce fewer canes, and have a reduced yield. Since these plants appear to be healthy in all other respects, they are seldom removed from the planting. In addition, numerous virus strains that are symptomless in red raspberries produce striking symptoms (stunted mottled leaves on dwarfed shots) when transferred to black or purple raspberries. The viruses are not soilborne nor seed transmitted.

Disease Cycle

The large, European raspberry aphid (Amophorophora idaei), which is widely distributed on the tips of wild and older cultivated raspberries and some blackberries throughout much of the growing season, is the most common carrier (vector) of raspberry mosaic viruses. These aphids acquire ("pick up") the mosaic viruses after feeding on an infected plant. Winged aphids may transmit the mosaic viruses from the source plant to a healthy plant a quarter of a mile or more away. Aphids transmit the viruses by feeding on healthy plants for a few minutes. Where black and purple raspberries are grown near aphid-infested red raspberries or other brambles that have mosaic, the aphids will colonize the black and purple raspberries and quickly inoculate them with the mosaic virus(es).

Mosaic spreads naturally by commercial propagation from infected plants and by movement of diseased nursery plants. It may also spread along a field row through the establishment of suckers or rooting tips from an infected plant.

BLACK RASPBERRY STREAK

This is presently a minor disease that is limited mostly to the Lake Erie fruit gelt in northern Ohio, western Pennsylvania, and western New York. Black raspberries, and possibly blackberries, are the only known hosts.

Symptoms

Numerous (often faint), blue-to-purplish or gray dots and narrow, water-soaked lines or streaks (usually less than an inch long) develop on and under the surface on the lower parts of young canes in warm weather, and sometimes, on fruiting canes at fruiting time (Figure 5). Infected plants do not always show streaks, especially if they are not growing vigorously. Diseased plants, however, are usually vigorous and propagate well. The severity of the symptoms may vary from season to season among cultivars, even on the same plant. Infected plants do not always show streaks, and in fact symptoms may vary from season to season among cultivars.

Tip leaflets on infected new canes are often hooked or recurved, spirally twisted or rolled, and a darker green than normal (Figure 6). Sometimes the lower leaves on such canes show yellowing along the veins (vein-clearing ) or mottling. Leaf symptoms are more consistent than cane streaks in field plantings.

Fruits on infected plants are about three-quarters of the normal size, dull, seedy, crumbly, and lacking in flavor. The individual drupelets often ripen unevenly, giving the fruit a blotched appearance.

Figure 5. Black raspberry streak A. normal cane B canes showing severe streak symptoms..

Disease Cycle

Figure 6. Black raspberry cane 'hooking' and recurving of leaves caused by streak virus.

RED RASPBERRY RINGSPOT

Laminated evidence suggests that red raspberry ringspot, caused by the tomato ringspot virus (TomRSV), is the most widespread and damaging virus disease of red raspberry in North America, yet it was not identified until 1962. However, "running out" or "decline" of raspberry plantings, characterized by the gradual loss of productivity, has been known for many years.

Symptoms

The symptoms in red raspberries vary depending to a large extent on the cultivar, the duration of the infection, and the time of year when plants are examined. Infected plants, which normally occur in patches, usually show no symptoms during the season in which they acquire the virus. In the spring of the following year, some leaves on the primocanes develop yellow rings, line patterns, or vein yellowing. These "shock reaction" symptoms are rare in subsequent years. Chronic symptoms are delayed foliation in the spring, a tendency for leaves on the fruiting canes to develop various degrees of chlorosis, and for diseased plants to produce a higher proportion of misformed or crumbly fruit than do healthy plants. These symptoms are all variable, unreliable, and can be missed in disease surveys based on field observations. Field surveys are of little value unless visual observations are supplemented by (1) mechanical inoculations to herbaceous indicator hosts, or (2) highly specific serological tests such as ELISA.

It is not unusual when examining plants in fields with a history of poor productivity, to have apparently healthy plants index positive for TomRSV using the ELISA technique.

Disease Cycle

Tomato ringspot virus is spread from plant to plant in the soil by the feeding of one or more species of dagger (Xiphinema) nematodes on the roots of red raspberry plants. Field spread is restricted to plantings where these very common nematodes occur. The nematodes by themselves cause little damage to red raspberry plants unless the virus is also present.

RASPBERRY BUSHY DWARF

Raspberry bushy dwarf, caused by the raspberry bushy dwarf virus (RBDV), infects red and black raspberries and blackberries. Not all red raspberry cultivars are susceptible to this vigor- and yield-reducing virus. When a planting becomes uneconomical, the planting can be replaced with a resistant cultivar. Some cultivars in Europe previously considered to be immune have become susceptible to few strains of RBDV. There is no evidence that any of these severe strains occur in North American cultivars.

Symptoms

The severity of symptoms of raspberry bushy dwarf vary with the cultivar and the season. Some cultivars produce leaves with varying degrees of interveinal chlorosis other leaves develop irregular line or "oak leaf" patterns. Plants that show symptoms one year do not necessarily develop symptoms in subsequent years. Variations in leaf symptoms are believed to be dependent on genetic resistance to symptom expression and on environmental factors.

Disease Cycle

Raspberry bushy dwarf virus is transmitted through pollen from which infection spreads to a high proportion of the seeds and to the pollinated plant. The virus is confined to species of brambles (Rubus) and natural spread only occurs through pollen or seeds.

Control of Virus Diseases

The cultural and chemical practices outlined below, if vigorously followed, will keep virus diseases in check. Remember: once infected, a plant remains diseased, it cannot be cured.

1. Select a planting site that is sunny and fertile and has good air and soil drainage. Where possible destroy all wild and neglected raspberries, blackberries, wineberries, and other brambles located within 600 to 1,000 feet. These plants are likely to harbor viruses, other bramble diseases or disorders, and insects.

2. If both black and red raspberries are to be grown, separate them by 150 feet or more to reduce virus cross infection. If possible, plant the blacks on the windward side which further decreases virus spread by windborne aphids.

3. Start new plantings with the best quality plants available. Avoid the illegal, neighborhood exchange of noninspected plants (many plants are protected by patents). The U.S. Department of Agriculture has developed virus indexed stocks of many desirable red, black, and purple raspberries, and blackberries that are true to cultivar and genetically equivalent to the best available stock. These are propagated under rigidly controlled conditions by growers in well designed programs certified by state authorities. Virus indexed plants sell at a premium, but are well worth the extra expense.

Certification schemes that involve only visual examination with approval based on the absence of symptoms, are next to worthless. Several of the raspberry and blackberry viruses induce either no symptoms or symptoms that are so vague and variable as to be unreliable indicators. Sap inoculation, graft inoculation, serology (e.g., ELISA), elegron microscopy, or combinations of these techniques are required to detect infections. Extensive indexing of an individual plant and then subdividing this plant to establish a certification block of "mother" plants is preferable to establishing a certification block from several mother plants.

4. After growth has begun, go through the planting several times each season and remove all visibly infected plants. The best time to detect virus symptoms is during cool, cloudy weather in the mid to late spring, early summer, and again in the early to mid fall. A day or two before removal, thoroughly spray affected plants with malathion (25 percent wettable powdery), using 2 tablespoons per gallon of water, or scorch the diseased plants with a weed burner. These treatments will kill any virus carrying aphids and prevent their migration to healthy plants. All plants showing even faint symptoms of leaf curl, mosaic, black raspberry streak, or other diseases should be removed. Bush removal or roguing is most effective during the first year, since this decreases the source of the virus(es) for the following season and also saves the work of digging out a much larger plant with an extensive, virus-infected root system. Removing or marking black raspberry plants that leaf out later than normal in the spring is advisable, as they are very likely to have mosaic. In established plantings, where more than 5 to 10 percent of the plants are visibly virus-infected, roguing will probably not pay. Maintain the fruit planting until the yield of fruit becomes unprofitable, then destroy it.

5. Maintain strict aphid control at all times, especially in late spring and early summer when aphid populations are likely to be high. Various insecticides can be used. Follow the cultural and chemical recommendations outlined by entomologists at the University of Illinois as given in the "Illinois Commercial Small Fruit and Grape Spray Guide" (updated annually) (website: http://www.ag.ohio-state.edu/

ohioline/b861/index.html), and "Compendium of Raspberry and Blackberry Diseases and Insects", published by the American Phytopathological Society, St. Paul, Minnesota. The pesticide manufacturer's directions concerning rates and time should be carefully followed. Because the harvest season and aphid buildup may coincide, pay careful attention to insecticide residues. Observe the recommended safe interval between application and harvest.

6. Fumigation of soil with methyl bromide, chloropicrin-methyl bromide mixtures, Vorlex, or D-D prior to planting to eradicate nematode (Xiphinema spp) vectors or red raspberry ringspot is necessary where these nematodes are present. The manufacturer's directions should be carefully followed when applying these highly toxic pesticides.

Genetic resistance to some bramble viruses and their aphid vectors is being incorporated in the development of new raspberry and blackberry cultivars with plant breeding a promising new method of controlling bramble viruses.

For further information concerning diseases of crucifers and other vegetables, contact Mohammad Babadoost, Extension Specialist in Fruit and Vegetable Diseases, Department of Crop Sciences, University of Illinois at Urbana-Champaign.

University of Illinois Extension provides equal opportunities in programs and employment.


Ver el vídeo: Frutos rojos: Propiedades nutricionales arándanos, moras, frambuesas y grosellas


Artículo Anterior

El árbol de lichi está perdiendo fruta: ¿qué causa la caída de la fruta de lichi?

Artículo Siguiente

Período de inactividad de las plantas y cuidado de las flores durante el reposo: fertilización y riego de las flores durante la inactividad.